English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Ejercicios físicos
 

Ecopsicología/Ejercicios físicos


Ejercicios físicos

Especialmente durante las primeras clases, los ejercicios físicos serán un elemento muy importante. Éstos no sólo permiten «despertar» las energías del cuerpo y deshacerse de los pensamientos excesivos, sino que también enseñan a concentrar la conciencia en las partes del cuerpo que estamos moviendo, lo que, a su vez, nos servirá cuando empecemos a trabajar con los chakras.

Parémonos. Sólo con los movimientos de las piernas y del tronco sin tensar los músculos, balanceamos el brazo relajado y luego lo hacemos girar. Después hacemos lo mismo con el otro brazo. Durante este ejercicio, debemos concentrarnos en la articulación del hombro respectivo y ver allí una luz blanca de brillo creciente.

Doblamos y desdoblamos los brazos por los codos tensando los músculos. Observamos cómo una luz que viene desde todo el cuerpo se concentra en los músculos que estamos ejercitando.

Levantamos los brazos hacia el frente. Movemos rápido las manos relajadas arriba y abajo. Tensamos los dedos. Los doblamos y extendemos. Movemos las manos arriba y abajo con los músculos tensados de los antebrazos y de las manos. Sacudimos la tensión y relajamos el cuerpo.

Inclinamos la cabeza a los lados y luego adelante y atrás con el cuello relajado. Hacemos círculos con ésta. La giramos a la derecha y a la izquierda. Al hacerlo, percibimos la sección cervical de la columna como un eje que consiste de bolitas-vértebras y vemos una luz blanca que fluye hacia arriba a través de este eje. Tensamos el cuello y repetimos los mismos movimientos con el cuello tensado. Al hacerlo, vemos un flujo de luz blanca que sube por todo el diámetro del cuello. Sacudimos las tensiones, relajamos todos los músculos. Ahora desplazamos la cabeza a los lados manteniéndola todo el tiempo perpendicular a los hombros, que están fijos, y luego la movemos de la misma manera en círculos.

Levantamos los brazos sobre la cabeza. Tomamos uno de éstos por la muñeca y lo estiramos inclinándonos lateralmente. Luego hacemos lo mismo con el otro brazo. De esta manera estiramos los músculos laterales del tronco.

Con los brazos levantados, hacemos inclinaciones hacia los lados primero en la sección pectoral y luego lumbar de la columna. Tensamos los músculos del tronco y hacemos inclinaciones y rotaciones del cuerpo. El tronco se llena de luz. Sacudimos las tensiones. Relajamos todos los músculos. Giramos el tronco y la cabeza tratando de mirar lo más atrás posible. Los brazos están caídos, la concentración está en la columna.

Con los músculos relajados, desplazamos hacia los lados la pelvis sin inclinarla y sin doblar las piernas. La concentración está en el área de la columna debajo del ombligo.

Levantamos una pierna con la rodilla flexionada de tal manera que el muslo quede paralelo al piso. Giramos el pie en círculos en ambas direcciones. La concentración está en el tobillo. Vemos allí una luz blanca de brillo creciente y sentimos calor.

Manteniendo la misma posición, dibujamos muchas veces un círculo amplio en el aíre con la punta del pie. La concentración está en la articulación de la rodilla.

Sin cambiar la posición, mecemos la pantorrilla a los lados sin mover la rodilla. La concentración está en ambas articulaciones coxofemorales.

Hacemos lo mismo con la otra pierna.

<<< >>>



Ecopsicología
Buy from Amazon

Bajalibros

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto