English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Dharana
 

Ecopsicología/Dharana


Dharana

Dharana significa mantener la concentración correcta, y la concentración es correcta cuando uno mantiene todos sus indriyas en Dios. En otras palabras, es la manifestación real de la pasión por Dios, por alcanzar la Unión con Él.

No obstante, Dios en el Aspecto del Creador o del Espíritu Santo todavía no puede ser percibido directamente en esta etapa del aprendizaje.

Entonces para satisfacer parcialmente este amor-pasión, uno puede usar la Imagen de algún Maestro Divino, por ejemplo, de Jesús, de Babaji o de Sathya Sai, es decir, de Aquel Cuyo Aspecto físico real conoce muy bien debido a Su última Encarnación.

Si el practicante mantiene tal Imagen (el Rostro) durante mucho tiempo en su anahata con la emoción del amor superior hacia este Maestro, alcanza gradualmente el estado en el cual el Maestro empieza a mirar desde su anahata, y no el practicante. Esto significa la «activación» del Yidam (así se llama tal Imagen) y la Unión parcial con el Maestro. Ahora el practicante puede vivir en la Unidad con el Maestro en su anahata o, después de trasladarse con la concentración de la conciencia a los chakras de la cabeza, comunicarse con Él o Ella y pedir Su consejo y Su ayuda.

Y esto no es una ilusión, sino la entrada real del Maestro Divino en Su Imagen (visualización) creada por el practicante. Este Maestro también puede enseñar a Su discípulo devoto y amante nuevas técnicas de meditación y guiarlo, a través de Sí Mismo, a la Morada de la Conciencia Universal del Creador.

«Si pueden visualizar (…) el Rostro del Maestro con un alto grado de precisión, entonces pueden (trasladarse) (…) como conciencias a la Conciencia del Maestro y actuar con Su Poder. Para lograrlo, deben ver el Rostro del Maestro con mucha precisión, hasta los detalles pequeñísimos, de tal modo que esta Imagen no se mueva, no se desfigure y no cambie sus contornos como a menudo suele pasar. Si después de los ejercicios de concentración, uno logra obtener la Imagen estable del Maestro, entonces puede obtener a través de esto un gran beneficio para sí, para los prójimos y para sus asuntos» [1].

«A ustedes les pueden preguntar ¿cómo se caracteriza la entrada en el camino del servicio? Sin duda, el primer índice será el desapego del pasado y la aspiración total al futuro. El segundo índice será la percepción del Maestro en el (propio) corazón, y no porque “así se debe”, sino porque es imposible de otro modo. El tercer índice será la expulsión del miedo, porque aquel que está “armado” del Señor es invulnerable. El cuarto índice será la no reprobación, porque aquel que se dirige hacia el futuro no tiene tiempo para ocuparse de los desechos del pasado. El quinto será el dedicar todo su tiempo al trabajo para el futuro. El sexto será la alegría del servicio y la dedicación completa al bien del mundo. El séptimo, la aspiración espiritual a los mundos lejanos como un camino predestinado» [1].

Si el trabajo con el Yidam no anda bien, serán de gran ayuda los entrenamientos con visualizaciones. Entre éstas, se encuentran aquellas que contribuyen al desarrollo de los chakras, aquellas en las cuales nos sumergimos en estados dichosos de comunicación con la naturaleza y así por el estilo.

Con todo, sólo las visualizaciones que están colmadas de la exultación de la armonía, alegría, sutileza y éxtasis contribuirán al desarrollo espiritual correcto.

Además, en este trabajo nos pueden ayudar diferentes obras de arte, tales como pintura, música, fotografía artística, etc.

<<< >>>



Ecopsicología
Buy from Amazon

Bajalibros

 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto